Anton H. Tammsaare

Anton H. Tammsaare (1878-1940) es el gran patriarca de la literatura estonia y, sin duda, el escritor más famoso de Estonia. Sus obras están llenas de paradojas y sus héroes —con su inconsistencia interior pero creyendo en un renacimiento eterno— van más allá de la gente común, viviendo al mismo tiempo en su propio tiempo y estrechamente conectados con la historia de Estonia y con la eternidad.


La complicada vida de Tammsaare es tan interesante como su amplia creación artística. Nacido como el cuarto de diez hijos en 1878 en una granja llamada Põhja-Tammsaare (Tammsaare del norte) en la Estonia central montañosa, pantanosa y boscosa, Anton Hansen eligió el nombre de la granja de su padre como seudónimo. Bajo es nombre, escribió novelas, cuentos, obras de teatro, miniaturas bíblico-filosóficas, cuentos infantiles y cuentos de hadas influenciados por Oscar Wilde y Eino Leino, ensayos de crítica social, sátira política e incluso una novela policíaca. También tradujo a Oscar Wilde, Selma Lagerlöf, Joseph Conrad, H. G. Wells, G. B. Shaw, John Galsworthy, Knut Hamsun, Fiódor Dostoyevsky y muchos otros al estonio.


Tammsaare cursaba derecho en la Universidad de Tartu mientras se ganaba la vida como periodista y crítico de teatro —sus primeros cuentos se publicaron en 1900 en el periódico Postimees, el estilo y la temática que luego hizo suyos, entre el realismo y el modernismo, se inclinó hacia el impresionismo, ya se advierte en estas historias—, cuando tuvo que interrumpir sus estudios debido a una tuberculosis grave que le obligó a irse al Cáucaso, donde logró superar la enfermedad. De regreso a Estonia, viviendo y escribiendo en la casa de campo de su hermano en Koitjärve —un lugar que después de la Segunda Guerra Mundial desapareció de los mapas durante cincuenta años como base militar del ejército soviético—, enfermó gravemente del estómago y se vio obligado a irse de nuevo, esta vez a Tartu, para ser operado. Después de una recuperación milagrosa —sus posibilidades de salir con vida eran casi nulas—, regresó a Koitjärve, sufriendo varias crisis en lo personal y en lo social. El matrimonio lo llevó a Tallin en 1920 donde comenzó su carrera como autor independiente. Su obra cambió, y su primera pieza de teatro, Juudit (Judith, 1921), anunció lo que luego serían sus rasgos más definitorios dentro de su carrera. El año siguiente apareció su primera novela Kõrboja peremees (La espesura, 1922), después de ella siguió su famosa roman-fleuve Tõde ja õigus (Verdad y justicia, 1926-1933). En la década de 1930 se publicaron las novelas Elu ja armastus (La vida y el amor, 1934), Ma armastasin sakslast (Amé a una chica alemana, 1935) y su obra de teatro Kuningal on külm (El rey tiene frío, 1936). Un año antes de su muerte (murió de insuficiencia cardíaca a la edad de 62 años en marzo de 1940), terminó una de sus novelas más fascinantes, ahondando profundamente en la belleza y el dolor de la vida, a pesar del creciente pesimismo del autor, Põrgupõhja uus vanapagan (Las desventuras del nuevo Satán, 1939).


Con greylock publica La espesura [n].