top of page

«La última y quizás más inquietante novela del gran escritor estonio Anton H. Tammsaare es una parábola de redención, así como una poderosa pieza de crítica social.»

Dios ha comenzado a albergar dudas sobre la capacidad de la humanidad para vivir una vida piadosa y alcanzar la salvación en la tierra. Si los seres humanos son realmente incapaces de alcanzar la salvación, entonces se cerrará el Infierno y se descartará a la raza humana como un error desafortunado. A Satán se le da la oportunidad de demostrar lo contrario: si logra vivir una vida decente y recta como hombre, el Infierno sobrevivirá. Así, este acaba viviendo en la Tierra como Jürka: el inquilino de una ruinosa granja estonia. Su paciencia y buen carácter se ven duramente puestos a prueba por las maquinaciones de Ants —el propietario sin escrúpulos de la granja— y la hipocresía social y religiosa que encuentra.


Al representar al Diablo, Tammsaare se inspira en el folclore estonio, donde el Viejo Diantre es un tipo tonto y crédulo a menudo engañado por el astuto y malicioso granjero Ants. Sin embargo, en la versión de Tammsaare, Ants se ha transformado en un tortuoso explotador capitalista que engaña al Diablo —el Viejo Diantre— para convertirlo en su siervo, robarle los frutos de su trabajo y, finalmente, el de su familia y sus hijos. Así, Jürka —o el Viejo Diantre, o Satán— cada vez tiene más difícil adaptarse a las costumbres corruptas de la sociedad moderna y, por tanto, redimirse.


La novela combina una aguda crítica social, mitología popular y especulación teológica con realismo rural y mágico, lo que la convierte en un clásico perdurable de la literatura europea.

Las desventuras del nuevo Satán

Traducción de Consuelo Rubio Alcover  //  [n] 2024  //  ISBN 978-84-126633-5-8  //  528 páginas  //  21,00 €

NOVEDAD MARZO

Las desventuras del nuevo Satán

ANTON H. TAMMSAARE

Marginalia

Sin duda, A. H. Tammsaare es uno de los escritores estonios más destacados que, a pesar de su público y fundado anticlericalismo, abordó en su obra cuestiones teológicas básicas. En su obra, examina al hombre y su posible o imposible bienaventuranza. La posibilidad o imposibilidad de la beatificación humana es un tema que recorre la obra de Tammsaare y culmina en su última novela Las desventuras del nuevo Satán (Põrgupõhja uus Vanapagan), pero no como un problema teológico sino sociopsicológico. El enfoque de Tammsaare no tiene mucho que ver con la Iglesia. Más bien, si consideramos la novela como una novela de lugar, la fuente de redención, en un sentido religioso y filosófico, es el lugar (granja) de Põrgupõhja (Brecha Barrabasa). Un hombre es redimido si el fruto del trabajo de su vida se realiza como tal y sigue siendo suyo. Un estonio se redime a través de un hogar creado con sus propias manos, del cual él es el dueño. Si el lugar desaparece y no hay donde redimirse socialmente a través del trabajo honesto, las consecuencias pueden ser apocalípticas. Si el alma se ha perdido junto con su base, que es el único lugar donde es posible la unificación con Dios o la Verdad, apenas queda motivo para buscar la salvación.


Desde el punto de vista de la teología secular, Tammsaare ha ayudado a los estonios a mantener una cierta intelectualidad religiosa, alimentando su conciencia e interés en algunas preguntas que tal vez nunca se plantearían de otra manera. La vida humana a menudo va más allá de lo razonable para él, y el comportamiento humano es irracional. Por lo tanto, a los ojos de Tammsaare, una imagen realista y verdadera de la vida y de las personas solo puede ser creíble si en ella también se incluye la irracionalidad ya que percepción de la realidad basada en la racionalidad está sujeta a los impulsos irracionales del hombre. Esta es también la razón por la que la obra de Tammsaare fue excepcional entre sus contemporáneos estonios en las décadas de 1920 y 1930. Este período de la espiritualidad literaria estuvo dominado por el impulso hacia el exterior, el esfuerzo por abarcar la realidad, pero muy a menudo la aspiración estaba demasiado encadenada a lo mundano y, por lo tanto, solo se representaba la realidad más común. Tammsaare se esforzó por penetrar el núcleo de la existencia y la vida interior del hombre mientras la mayor parte de la literatura de la época se concentraba en fenómenos de actualidad.

bottom of page