El coleccionista habla de arte, cocina y transformaciones. En 2018, el vestíbulo de la Nave 11 de Matadero en Madrid se convirtió en gabinete de curiosidades con la autocaravana llena de objetos e imaginación del artista Sebas Beyro. En ella se habló de procesos, de cocina, de animales, de expediciones nunca realizadas y por ello vistas con nostalgia, y se bebió y se comió: la cocina como motor del ser humano y la creación artística como hecho diferenciador del resto de seres vivos.


Este gabinete de curiosidades del siglo XIX, lleno de objetos —unos creados, otros encontrados por el artista—, y mostrado en un incierto siglo XXI, se transforma con esta obra-libro en papel como materia puente entre ambos mundos en medio de ballenas, pulpos, humanos y otros animales en  el territorio de un mapa que invita a ser explorado, cocinado, comido y disfrutado.

Libro impreso en:

Tamaño cerrado: 210 mm x 250 mm

Tamaño abierto: 210 mm x 520 mm

Interior 2 páginas 210 mm x 5500 mm; 22 palas, 210 mm x 250 mm

Estuche 260 mm x 220 mm

Encarte mapa: 594 mm x 420 mm


Impresión:

Cubierta No impresa; Stamping y lenticular encolado

Interior blanco 1 página 4+0 tintas

Interior azul 1 página No impreso

Guardas: No impresas

Estuche: No impreso

Encarte mapa: 4+4 tintas

Papel:

Cubierta: en tapa dura forrada con Imitlin Tela Blu Notte de 125 gr

Interior blanco: Pergraphica classic smooth de 150 gr

Interior azul: Golden Star Colour Blue de 200 gr

Estuche: en tapa dura abierto por un lateral forrado exterior e interior con Imitlin Tela Blu Notte de 125 gr

Encarte mapa: Pergraphica Ivory Rough de 80 gr


Encuadernación:

Mariposa, Tapa dura

Empaquetado: encajado

2 hojas


Tipografía: Nueva Std Bold


Imprint [#] 2020

ISBN: 978-84-948280-9-6

45,00 €

El coleccionista

SEBAS BEYRO

El coleccionista

Lo extraordinario y el bergantín.

Lo extraordinario y el bergantín

El segundo viaje del HMS Beagle partió el 27 de diciembre de 1831 del puerto de Devonport, dique naval  de Plymouth (Inglaterra), la travesía terminó el 2 de octubre de 1836 en el puerto de Falmouth, convirtiéndose los dos años previstos en cinco.


La expedición, bajo el mando del capitán FitzRoy, tenía como objetivo ampliar los trabajos realizados durante el primer viaje consistentes en cartografiar la zona de Sudamérica, además de circunnavegar el mundo para conseguir una determinación más exacta de la longitud terrestre. De ahí que el capitán creyese necesaria la presencia de un científico  entre la tripulación. El elegido fue un joven graduado de 22 años llamado Charles Darwin. A su regreso, Darwin publicó una de sus obras más emblemáticas: Zoología del viaje del HMS Beagle, que apareció en cinco partes (mamíferos, fósiles, aves, peces y reptiles), entre febrero de 1838 y octubre de 1843.


Fue en enero y febrero de 1833 cuando el HMS Beagle estuvo fondeado en el paso Goree y en embarcaciones recorrió el sector de las islas del S y SE del archipiélago de Tierra del Fuego. No fue un recorrido de un solo sentido, los lugares eran visitados más de una vez, pero Darwin decidió ordenarlo por especies y lugares en lugar de cronológicamente. En su Diario del viaje de un naturalista alrededor del mundo (1839), recogió todas las descripciones de las especies animales y vegetales, así como las costumbres de los habitantes de los territorios que exploró —que observó— durante el viaje. De esta forma, zoología, botánica, geografía, cartografía, geología y gastronomía quedaron condensadas en una estrecha relación que ha inspirado a Sebas Beyro para plasmar en un gabinete de curiosidades: primero en forma de autocaravana, ahora en forma de obra-libro.


Mediante su recreación de una ficticia expedición, Sebas Beyro se pregunta por la actitud del hombre ante el viaje y lo desconocido, conectando con nuestra curiosidad infantil y nuestro afán adulto de conocimiento; y consiguiendo que El coleccionista, un perfecto desconocido, nos enseñe el camino para llegar a lugares que nunca jamás él ha visto tampoco.

—greylock

Marginalia