'casi ciervos', segunda obra-libro de Imprint [#], es un cuaderno de observación, un diario de campo que se pregunta por la domesticación de nuestro lado salvaje y de cómo esta nos afecta —en cierto modo nos malogra viene a decir la autora— a través de imágenes y textos,  recogidas y creados, organizados en la tradición de un libro de notas.

Libro impreso en:

Tamaño cerrado: 210 mm x 250 mm

Tamaño abierto: 463 mm x 293 mm

Impresión: Cubierta 4 páginas no impreso

Interior 1+1 tintas

Guardas no impreso

Papel: Cubierta, Gmund Mat 12 de 120 gr; Interior, Arcoprint Edizione 1.3 de 120 gr; Guardas, Offset negro de 170 gr

Cubierta golpe seco


Encuadernación: Tapa dura cosida, Lomo suelto

184 páginas, indexado de 11 pestañas rectas en el interior

Tipografía: Footlight MT Light; Avenir Next Condensed Demi Bold; Avenir Next Condensed Regular; Superclarendon Black


Imprint [#] 2019

ISBN: 978-84-948280-5-8

28,00 €

casi ciervos

UXUE JUÁREZ

casi ciervos

«Si nos atenemos a la verdad o a la mentira de la escritura, este libro no habla de ciervos, sino de una foto que tomé una noche en la que no podía conciliar el sueño.»

—Uxue Juárez

El (casi) animal malogrado


Hay obras, hay libros, hay obras-libros que detrás de lo que muestran tienen una poderosa historia personal en el antes, en el durante y en el después que solo puede surgir a través de lo salvaje, de lo que queda de indómito en nosotros. Esto es lo que transpira la segunda obra-libro de Imprint [#], la colección más experimental de greylock, nacida con la pretensión básica de ser una ventana para mostrar un territorio tan alejado para el lector literario como es el libro en tanto que lugar de experimentación.


Inspirada por la tradición del cuaderno de observación, Uxue Juárez construye un universo disidente con lo domesticado que unifica poesía, narrativa, apuntes y fotografías. Se trata de un diario de campo planteado —dentro de la filosofía de las obras-libros— para ser leído como una sucesión de momentos; la colocación del índice en las pestañas interiores así lo posibilita.


A través de un texto que se comporta como una bestia en constante lucha por no desaparecer —palabras que «asaltan» la página, la gramática, la grafía…—, vamos y venimos de lo domesticado a lo feroz, al mismo tiempo que se nos pregunta cómo el primero malogra al segundo, si somos la bestia o la presa, e invitando a quien lo lea a encontrar sus propias (malogradas) respuestas con el fin de resucitar el «grito único que descuartice el ruido» del que habla la autora.

—greylock

Marginalia